Humildad, la Belleza de la Santidad

amazon.com

HUMILDAD:

LA GLORIA DE LA CREATURA
“Los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por siempre y para siempre, poniendo sus coronas ante el trono, y diciendo: Digno eres tú, Señor y Dios nuestro, Santo, de recibir la gloria, el honor y el poder, porque tú has creado todas las cosas y por ti existen, y por tu voluntad han llegado a ser y fueron creadas.” —Apocalipsis 4:10-11.

Cuando Dios creó el universo, lo hizo con el objeto de hacer participar a la creatura de Su perfección y todas sus bendiciones, mostrando en él la gloria de Su amor, sabiduría y poder. El deseo de Dios era revelarse así mismo en, y través de los seres creados, para comunicarles de Su propia bondad y de Su gloria, tanto como ellos fuesen capaces de recibir de Dios.

Pero esta comunicación no le fue dada a la creatura como algo que ella pudiera poseer en sí misma, una cierta vida o una cierta bondad, que la creatura por si misma pudiera poseer o disponer. De ninguna manera, sino que Dios nuestro Señor, quien vive eternamente, presente eternamente, que eternamente actúa; el Dios único, que sustenta todas las cosas con el poder de su palabra, y en quien todas las cosas existen, sustenta, su relación con la creatura, quien depende de manera absoluta, constante y universal. Tan verdadera es esta dependencia como es el poder creador de Dios, tan verdadera, que por su mismo poder Dios mantiene esta relación constantemente.
La creatura no solamente tiene que voltear a ver el origen y el principio de la existencia, sino reconocer que es desde ahí, que le debe todo a Dios. El cuidado que Dios le da con predilección, su más alta virtud, su única felicidad, ahora y por toda la eternidad, es presentarse a sí mismo como un recipiente vacío, en el cual Dios pueda morar y manifestar Su poder y su bondad. La vida que Dios nos da,no nos la ha impartido de una vez por todas, sino en cada momento, continuamente, por la constante operación de su gran poder.
La humildad es el lugar de entera dependencia de Dios. Por esto, es la humildad, desde lo más profundo de la naturaleza de las cosas, el primer deber y la más grande virtud de la creatura, y la raíz de toda virtud. También el orgullo, o la pérdida de la humildad, es la raíz de todo pecado y maldad.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s